Pedro Alfonso Garre. Presidente Comité Relaciones Laborales de Proexport.

En época de crisis, las empresas agrícolas han crecido bajo la estabilidad y concertación social

Pedro Alfonso Garre. Presidente Comité Relaciones Laborales de Proexport.

PROEXPORT y sus empresas asociadas están inmersas en la negociación de un Convenio Colectivo que afecta a más de 25.000 trabajadores en el sector agrario. El objetivo es alcanzar un documento que de soluciones a las empresas y trabajadores afectados.

– ¿Cuáles son los principales retos que afronta el sector hortofrutícola en materia de relaciones laborales?

El principal reto es dotarnos de un ordenamiento jurídico que dé respuesta a todas las necesidades tanto de los trabajadores como de las empresas del sector, además de para regular nuestras relaciones laborales. Debemos apoyar un movimiento de regulación anual o bianual de las relaciones laborales y las condiciones de trabajo.

– Hablemos del Convenio Colectivo. Proexport está inmerso en la negociación con los sindicatos de un Convenio que afecta a más de 25000 trabajadores. ¿Cree que es necesario llegar a un acuerdo en los próximos meses?

Tenemos que ser capaces de firmar un convenio colectivo que de soluciones y que venga a regular las necesidades que tenemos en las empresas y los trabajadores afectados.

– ¿Cuántos empleos engloban Proexport y sus empresas asociadas?

En nuestras empresas asociadas contamos con unos 28.000 empleos directos. En cuanto a indirectos son muchísimos más. En referencia a la modalidad de contratación, aplicamos la de trabajo fijo-discontinuo, que le hace tener una vinculación a la empresa permanente. También utilizamos el contrato eventual para determinadas circunstancias, estando regulado en los convenios colectivos el paso del contratado eventual al fijo-discontinuo.

– El campo sigue albergando un amplio colectivo inmigrante. ¿Plantea esta diversidad algún reto en particular para el sector?

-La diversidad cultural más que un reto es una necesidad. Nuestras empresas deben adaptarla y compaginar toda esa diversidad cultural. Tenemos trabajadores de muchas nacionalidades e intentamos entender sus culturas: incluso nuestros convenios colectivos se regulan teniendo en cuenta particularidades de este entorno. Todo lo relacionado con seguridad e higiene, con contratos de trabajo… lo explicamos en todas las lenguas de los trabajadores que tenemos.

 

-¿Qué valor concede a la concertación y la paz social que ha caracterizado al sector en los últimos años?

– Ha sido esencial. En una época de crisis las empresas de nuestro sector han estado tirando de la economía. Si no hubiese sido por el entorno agrícola en estos años el incremento del desempleo se habría notado de manera exponencial. Podemos ver cómo empresas de nuestro sector se han desarrollado y han crecido bajo esa estabilidad, paz y concertación social.

– La formación es un tema primordial para el reciclaje de trabajadores y el mantenimiento de puestos de trabajo. ¿Qué labor realiza Proexport?

– A través de Proexport gestionamos Contratos Programa para formación de trabajadores y para ofrecer nuevas salidas profesionales a los desempleados, así como el sistema de Bonificaciones a la Seguridad Social. Gracias a ello, más de 2000 trabajadores y desempleados han desarrollado cursos de reciclaje y formación en 2015.

Además, nuestras empresas son muy activas en cuanto a la formación de los trabajadores. Siempre ha habido un punto de apoyo desde Proexport y nos sentimos muy orgullosos, ya que la labor de la formación es el futuro.


Compártelo


Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail