Ignacio Doménech Llopis, Presidente de la Sectorial de Brócoli y Coliflor de Proexport.

Ha sido una campaña catastrófica, que nos ha obligado a destruir mercancía en campo

 Ignacio Doménech Llopis, Presidente de la Sectorial de Brócoli y Coliflor de Proexport.

En la memoria de los productores de brócoli y coliflor quedará el periodo 2015-2016 como el peor de los últimos años. Elevados volúmenes de producto a causa de una climatología muy suave, con falta de frío, han provocado que la oferta se eleve y arruine la campaña.

– ¿Qué aspectos destacaría de la campaña de brócoli 2015-2016?

– La campaña de este año 2016 ha sido complicadísima, y la recordamos sobre todo por un exceso de producción, mezclado con una climatología muy suave durante el invierno, que es lo que ha producido ese volumen. No se recordaba la última vez que nos habíamos visto obligados a destruir mercancía en el campo para poder bajar un poco la oferta. Hasta el momento, podemos cuantificar la campaña de muy mala, si no catastrófica.

– ¿Y de la coliflor?

La de coliflor se puede decir que ha ido incluso peor que la del brócoli, ya que el clima benigno en los países productores ha respondido con producciones tardías hasta casi mitades de enero. Esta situación ha hecho muy complicado el comienzo de campaña, viéndonos obligados también a destruir coliflor y a soportar precios muy bajos. Luego, cuando el frío en febrero o marzo ha entrado en los países productores, ha habido un poco más de demanda y se ha estabilizado el mercado. Aun así, en términos generales, ha sido una campaña muy mala.

– ¿Qué aspectos considera que han influido más en la rentabilidad?

– El no tener invierno y no tener demanda, ya que tanto el brócoli como la coliflor son dos productos típicos de esta estación. El consumidor los demanda cuando hace frío. Este año, por las temperaturas muy suaves en destino, en Europa sobre todo, la demanda ha sido muy pequeña.

– ¿En qué medida ha repercutido la escasez de precipitaciones de esta campaña?

– Las pocas precipitaciones y la falta de agua ha encarecido el coste del producto, al tiempo que ha disminuido el número de kilos por hectárea.

– ¿Son las variedades de brócoli actuales del mercado las idóneas para las particularidades de la Región de Murcia?

– Desde luego que no lo son. Trabajamos con dos o tres variedades de brócoli a las que les afecta muchísimo las altas y bajas temperaturas, y desde luego hay que buscar algunas alternativas. Se están desarrollando otras vías para conseguir opciones y variedades nuevas, lo que es por todos deseable.

– ¿Qué destinos son objetivo del sector de brócoli y coliflor?

– El sector del brócoli sigue incrementándose en Asia y norte de África, lugares donde hay una demanda importante de este vegetal. Desafortunadamente este año no se ha podido expandir más debido al bajo precio del brócoli en origen. En cuanto a la coliflor, sigue siendo con los destinos habituales del continente europeo.


Compártelo


Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail